La iniciativa permitió desarrollar sesiones de reflexión sobre temáticas relacionadas con la violencia urbana desde diversos enfoques

Autoras: Arantxa León y Juncal Baeza

violencia urbana

Durante los días 19, 20 y 21 del pasado mes de abril tuvo lugar en Madrid el I Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz. Esta iniciativa, organizada por el Ayuntamiento de Madrid en colaboración con el Ayuntamiento de París, ha servido como punto de encuentro entre líderes locales, organismos, sociedad civil y academia, destinado a debatir y reflexionar conjuntamente sobre las distintas expresiones de violencia urbana y abrir un proceso de construcción de soluciones que fomenten espacios urbanos más seguros y más humanos.

Con un carácter abierto, el Foro alternó el debate  y la reflexión a través de sesiones plenarias, mesas de discusión o exposición de experiencias, con la realización de talleres y actividades culturales vinculadas a la danza, la poesía o la música. A través de la participación de más de 400 expertos internacionales de 40 países, se abordaron temáticas relacionadas con la violencia urbana desde diversos enfoques (violencia de bandas juveniles, violencia juvenil y acoso escolar, violencia por racismo y xenofobia, violencia por terrorismo internacional, violencia de género, lgtbfobia, violencia por desigualdad urbana y espacio público y violencia a desplazados y refugiados).

De forma particular, en la Mesa de debate sobre violencia de bandas juveniles se expusieron experiencias interesantes de Colombia, Brasil o Guatemala, que orientaron el enfoque de su trabajo al análisis de los factores estructurales que inciden en la violencia de las bandas juveniles como punto de partida para el trabajo en  prevención.

Estas causas estructurales que son origen de la violencia de las bandas juveniles  y que constituyen elementos comunes a distintos lugares, pueden ser: circunstancias de vulnerabilidad de la población joven, problemas sociales, estructuras familiares debilitadas, difícil acceso a la educación, la salud o el empleo, falta de oportunidades laborales,  etc.  Sin embargo, es fundamental conocer en profundidad el contexto en el que se trabaja para hacer un análisis adecuado de las causas estructurales particulares, y de las dinámicas y factores de riesgo que inciden en la violencia juvenil, pues hay contextos donde la presencia del narcotráfico (de producción, tránsito o consumo de drogas), el fácil acceso a las armas, la cultura de aceptación de la coexistencia con bandas armadas, etc,  son factores  determinantes y es necesario incidir también sobre ellos adecuadamente. Dentro de este planteamiento, se hace evidente la importancia de desarrollar estrategias también desde el ámbito local, sumando iniciativas de las instituciones locales en coordinación con la sociedad civil.

Las experiencias relatadas muestran que, tras el análisis de factores estructurales, el enfoque de prevención de violencia más exitoso es el enfoque integral, a través del cual se abordan estas causas desde distintos ámbitos, trabajando con el niño o niña desde edades muy tempranas (4 años), con la familia, a través también de la escuela y en coordinación con la comunidad y las instancias públicas locales. Adicionalmente, la prevención integral  se trabaja fortaleciendo distintos ejes: el aumento de las oportunidades educativas y de empleo, el fomento de las actividades deportivas y artísticas, la facilitación de espacios recreativos dignificados y seguros para el encuentro entre los niños/as y jóvenes y comunidad, la mejora del alumbrado público en las calles, el fortalecimiento de los vínculos familiares, etc.

Un aspecto evidente en el trabajo de prevención de violencia es el permanente diálogo cercano con los jóvenes

Enmarcado en este enfoque integral, un aspecto evidente pero fundamental en el trabajo de prevención de violencia es el permanente diálogo cercano con los jóvenes, que permita comprender la lógica de sus dinámicas, conocer en profundidad sus intereses, frustraciones, miedos y motivaciones, manejar su lenguaje y códigos, etc. Esta cercanía y conocimiento es lo que posibilita elaborar políticas públicas efectivas que supongan un cambio de paradigma en su contexto. Es crucial, para ello, contar con la participación de asociaciones juveniles y comunitarias, además de las iniciativas de las instancias públicas, favoreciendo la convivencia en el proceso de construcción de paz.

La prevención de violencia juvenil desde este enfoque de integralidad, fue aplicado a la actividad estratégica desarrollada desde el año 2003 hasta el 2014, en los Programas Pro Jóvenes (fase I y II), financiados por la Unión Europea en El Salvador, y apoyados por la Asistencia Técnica liderada por Eptisa. Estos Programas pretendían dar una respuesta a la grave situación de violencia que se vive en  muchas comunidades del Área Metropolitana de San Salvador

Pro Jóvenes se caracterizó por la introducción de elementos y estrategias innovadoras en su trabajo, dando protagonismo a la población joven, y a través de las municipalidades en las que se ubicaban las comunidades donde se realizaron las intervenciones de prevención y apoyo.  Los factores clave que permitieron ese trabajo efectivo de prevención de la violencia juvenil y a los que el Proyecto Pro Jóvenes prestó una mayor atención fueron el desarrollo comunitario, la promoción del deporte, arte y cultura como ejes fundamentales del desarrollo juvenil, la educación para la convivencia, la recuperación de espacios públicos y conservación del medio ambiente, la inserción laboral, y la mejora de las oportunidades y relaciones labores, entre otros. Además, Pro Jóvenes favoreció e impulsó la creación de redes de técnicos comunitarios, facilitadores juveniles y de voluntarios comunitarios para tener una incidencia directa en los lugares donde se origina el problema, dando lugar a un entramado sólido que contribuyó de forma significativa al aumento de la cohesión social en el territorio.

Para más detalles sobre el Programa Pro Jóvenes, puede consultar otro artículo publicado en este Blog.

Leave a Reply