La Iniciativa ODS 6, marco de trabajo para el fortalecimiento y sostenibilidad del sector hídrico en Honduras.

Autor: Raúl Artiga

Gestión agua

Honduras cuenta con una oferta hídrica importante que representa un factor determinante para su desarrollo sostenible. El territorio hondureño está conformado por 19 cuencas hidrográficas que descargan anualmente un promedio de 92,813 Mm3 de precipitación. La red hídrica del país y la conformación de acuíferos es abastecida por un régimen de precipitaciones que oscila entre los 500 y los 3,800 mm de lluvia por año. Con base a la información del último balance hidrológico elaborado en 2003 se estimó una oferta total para Honduras de 87,653 Mm3 [1].

A pesar de esa enorme riqueza hídrica, la inadecuada gestión del agua en Honduras se ha convertido en una restricción para su desarrollo social y económico [2]. Hasta la fecha el país no cuenta con balance hídrico actualizado para establecer una demanda real del recurso, lo que limita su capacidad  de planificación y gestión eficaz del agua.

Al igual que la mayoría de los países centroamericanos, los servicios de agua y saneamiento son deficitarios en términos de cobertura, regularidad y calidad del servicio, los acuíferos están al borde de la sobre explotación y se mantiene una fuerte dinámica de deterioro de la calidad del agua superficial por efectos de contaminación doméstica e industrial, lo que se agudiza en tanto el país no realiza un monitoreo sistemático sobre la calidad de los cuerpos de agua.

Adicionalmente, la normativa e institucionalidad existente y  vigente aplicándose por las entidades de gobierno refleja contradicciones que dificultan la gestión institucional efectiva, profundizando los problemas de administración pública, ordenamiento y gobernabilidad del sector hídrico.

A estos problemas de información;  institucionales; técnicos y de administración del recurso, se viene a sumar  la creciente aparición de fenómenos hidrometereologicos extremos asociados al cambio climático, lo cual crecientemente se expresa en graves inundaciones y sequías en el territorio, especialmente en las poblaciones más vulnerables.

El Gobierno de Honduras (GdH) ha establecido sus grandes objetivos y metas de desarrollo. Para ello ha establecido un marco de planificación,  instrumentos de política y organización institucional para una gestión pública eficaz que garantice la consecución de estos.  En ese contexto, el país se ha comprometido a trabajar en la Agenda 2030[3], implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la consecución de sus respectivas metas. Esta nueva agenda incluye la consecución de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entre los cuales se encuentra el ODS 6: Asegurar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.

En ese sentido, a partir de mayo del 2016 y  encabezados por la Secretaría de Coordinación General de Gobierno (SCGG); y contando con el apoyo de la Asociación Mundial para el Agua  (GWP por sus siglas en inglés) y  del Programa de Apoyo a la Administración Pública e Integración regional (PAAPIR) de la Unión Europea, han promovido el proceso denominado ¨Iniciativa ODS 6¨.

El objetivo general de esta iniciativa es que el  país establezca las condiciones necesarias de carácter institucional, para promover la implementación efectiva del  ODS 6 y a partir de ello, fortalecer la gestión pública del agua y la sostenibilidad del sector hídrico. Los objetivos específicos de la iniciativa son: (i) Incluir el ODS 6 en los marcos políticos y de planificación del país; (ii) Apoyar el establecimiento/ fortalecimiento de sistemas de monitoreo para el ODS 6; (iii) Fortalecer las capacidades institucionales para la implementación de los ODS; y (iv) Apoyar al país en el acceso a financiamiento de la implementación de los ODS.

El objetivo general de esta iniciativa es que el  país establezca las condiciones necesarias de carácter institucional, para promover la implementación efectiva del  ODS 6

Con esta iniciativa Honduras está siendo pionero en la organización para asegurar la implementación del ODS 6 y el avance en este proceso piloto, se espera servirá de base para asegurar una correcta implementación del resto de objetivos de la agenda 2030.

La Iniciativa ODS 6  estableció un marco de trabajo caracterizado por ser un esfuerzo: (i) Participativo: con enfoque multisectorial e interinstitucional, centrado inicialmente en la participación activa de las entidades públicas que tienen responsabilidades en la gestión del recurso hídrico. (ii) Flexible: El proceso está siendo evaluado permanentemente en base a sus avances y se encuentra abierto a  la necesidad de adecuar metodológicamente el mismo. (iii) Orientado a Resultados: Proceso  centrado en la consecución de los objetivos y resultados previstos.

La gestión del agua es multidimensional, por lo tanto el cumplimiento del ODS 6 y sus metas demandan un esfuerzo intersectorial que es coincidente con el modelo de organización de gobierno basado en Gabinetes Sectoriales en la búsqueda de incrementar sinergias, complementariedad, coordinación y efectividad, por lo tanto la iniciativa partió de realizar un análisis inicial a nivel de las entidades públicas sobre la relación y contribución  de sus competencias y atribuciones al cumplimiento del ODS 6.

Seguidamente, se trabajó sobre los planes sectoriales y se evidenció como la planificación institucional apuntando a resultados sectoriales y sus respectivos indicadores, en la práctica pueden perfectamente alinearse  y aportar a las metas del ODS 6 sin menoscabo de cumplir con sus objetivos y responsabilidades institucionales enmarcadas en la planificación sectorial y nacional.

Posteriormente y asegurado el alineamiento de la planificación nacional, este se tradujó en un proceso participativo de identificación, selección y priorización de indicadores nacionales de las metas del ODS 6.  Con indicadores establecidos se plantea necesario  definir un sistema de Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV) del ODS 6 y sus respectivas metas alineadas a los Objetivos, Resultados y Metas de la planificación nacional y el Sistema de Gestión por Resultados adoptado por el Gobierno.

A partir de haber establecido el marco de trabajo  y alineamiento la Iniciativa pasa  a la etapa de Formulación de la Hoja de Ruta que describe las principales actividades, orientará la secuencia de las mismas, su carácter general y su temporalidad y la responsabilidad de su puesta en marcha, ejecución o coordinación bajo la conducción de la SCGG.

La experiencia ha sido sumamente valorada y actualmente, a finales de marzo 2017 con el apoyo de PNUD ya se tiene programado un intercambio de experiencias entre las autoridades hondureñas y de El Salvador para compartir el proceso, las buenas prácticas y lecciones aprendidas hasta la fecha.

[1] Según los datos del balance hídrico, los porcentajes de extracción de agua por usos corresponde el primer lugar al riego con un 52.40% de la disponibilidad anual existente en el país. Para consumo humano corresponde a un 14.32 %. En el rubro de producción de energía hidroeléctrica se estima un 13.63% y un 5.18% es utilizado para la producción Industrial. Se estima que en el proceso de minería se consume un 0.01% y el 14.45% restante corresponde a otros usos.

[2] Honduras tiene una superficie total de 112.492 km2. Está dividido en 18 departamentos. La población del país se estima en 8, 098,000 habitantes (INE, 2013), 64.5% de la población del país vive en pobreza  y un 42.6% en extrema pobreza (2013). En zonas rurales aproximadamente 6 de cada 10 hogares están en pobreza extrema. El Ingreso nacional bruto per cápita para 2013  era de USD 4.

[3] En septiembre de 2015, los países miembros de Naciones Unidas en su 70 sesión aprobaron la nueva agenda de desarrollo  2030.

Leave a Reply