Reflexiones a partir del programa PASCAL

Autor: Oscar Domenella

Republica Dominicana

En post anteriores hemos analizado cómo juegan en el plano teórico estos tres conceptos, dado que se considera que los mismos constituyen pilares esenciales en los procesos de reforma y modernización de los gobiernos locales. Ahora nos proponemos, en base a la experiencia recogida por el Programa PASCAL [1] en la República Dominicana, ver cómo cada uno de ellos se desenvuelven en la práctica.

Un elemento esencial a destacar, ya enunciado anteriormente, es que la herramienta que permite acoplar de manera armónica capacidades – transparencia – autonomía, es la puesta en marcha de un régimen de incentivos claro para todos los actores que concurren al proceso. En ese sentido, visto en perspectiva, los incentivos han actuado como una suerte de argamasa en la vinculación de dichos conceptos.

Desde el punto de vista de las capacidades, la columna vertebral del PASCAL ha sido, sin dudas, la puesta en marcha del Sistema de Monitoreo de la Administración Pública Municipal (SISMAP Municipal). El SISMAP Municipal está orientado a medir el grado de desarrollo de la gestión municipal, en términos de eficiencia, eficacia, calidad y participación en correspondencia con los marcos normativos y procedimentales que inciden en el fortalecimiento de la gestión municipal, a través de una serie de indicadores básicos y sub-indicadores que se derivan de éstos[2].

Dicho sistema fue presentado oficialmente el 23 de abril de 2015 en el marco de la puesta en marcha de la Comisión Presidencial para la Reforma Municipal. Desde esa fecha, las instituciones integrantes de esta comisión continuaron el trabajo de fortalecimiento de capacidades a los Ayuntamientos, en función de los indicadores del SISMAP Municipal, de modo tal que actualmente pueden observarse los resultados de este esfuerzo en forma de un Ranking municipal que muestra el nivel de avance de cada ayuntamiento en el logro de los indicadores. El promedio general por Ayuntamiento ha pasado de 47.82 en el mes de abril de 2015, 60.72 en el mes de julio, a 66.79 en el mes de noviembre y, recientemente, a 70,79 en el mes de marzo del presente año.

La transparencia, por su parte, ha jugado un papel esencial en el desarrollo del proceso, en tanto se constituyó como la puerta de acceso a los recursos previstos en el régimen de incentivos. En efecto, aquellos municipios que alcanzaran un puntaje global superior a los 70 puntos porcentuales en el SISMAP Municipal, además de la entrega de la nómina de personal, el Plan Municipal de Desarrollo en proceso formulación, el Consejo de Desarrollo Municipal constituido, el Presupuesto formulado y registrado en DIGEPRES, el informe de ejecución presupuestaria trimestral entregada a la Contraloría General de la República, y el Plan de Inversión Municipal formulado en proceso de presupuesto participativo, se encontraban en condiciones de acceder a los fondos PASCAL previstos para el financiamiento de obras de infraestructura.

Mediante la demostración de un aumento en los niveles de desempeño de la gestión los gobiernos locales se hacen acreedores de fondos para proyectos de inversión.

Es decir que mediante la demostración cabal de un aumento en los niveles de desempeño de la gestión, en un verificable marco de transparencia y rendición de cuentas, los gobiernos locales se hacen acreedores de fondos para proyectos de inversión; todo ello en base a un régimen claro e imparcial de incentivos. Como resultado de ello, en el mes de marzo de 2016 (casi un año desde el inicio del proceso), los primeros 20 municipios que cumplieron con los requisitos planteados han podido acceder a los fondos de incentivo para infraestructura local.

Finalmente, los niveles de autonomía local, aunque de manera gradual, tienden actualmente a crecer, en particular en aquellos aspectos vinculados a la gestión de recursos financieros para proyectos de inversión pública que habitualmente quedaba en manos del Gobierno central. Adicionalmente, los esfuerzos sostenidos por parte de los órganos rectores en asistir y acompañar a los municipios en distintos ámbitos de gestión ha generado, a modo de retroalimentación, el fortalecimiento de las capacidades en los recursos humanos municipales para hacer frente a cuestiones de mayor complejidad relativa.

gráfico_es

En síntesis, una correcta y armónica vinculación entre capacidades – transparencia – autonomía, torna viable la posibilidad de constituir un círculo virtuoso de empoderamiento de la gestión municipal en su evolución a convertirse, los gobiernos municipales, en auténticos agentes del desarrollo local.

[1] El Programa de Apoyo a la Sociedad Civil y las Autoridades Locales (PASCAL) se desarrolla en el marco del Acuerdo Financiero entre la Comisión Europea y la República Dominicana No. FED/2013/022-430 con el objetivo de contribuir a la gobernabilidad democrática y la cohesión social mediante la mejora de la gestión municipal, la profesionalización del servicio público municipal y la participación de la sociedad civil.

[2] Para obtener un conocimiento más acabado del SISMAP Municipal, ver en este mismo blog la entrada “El SISMAP Municipal como espacio de articulación”, Manuel PARRAS.

Leave a Reply